lunes, 23 de abril de 2018

Bestias.


23 de abril. Un día tan bueno como otro cualquiera para plantearse su existencia.

Se incorpora en la cama. No puede dormir. Las bestias a ambos lados del colchón roncan demasiado, pero ella no quiere despertarlas. Sería una falta de respeto.

Se observa en el espejo. Su mirada parece estar tan rota como ella. No está segura de lo que quiere ni de lo que necesita. Una de las bestias se despierta y la acompaña en la imagen. El cuarto completamente desordenado va a juego con su maquillaje corrido y los pelos despeinados de la bestia por estar recién despertada.

Le gusta esa imagen. Es el vivo reflejo de su vida. Decide hacer una foto. La bestia intenta sonreír mientras ella permanece inmóvil, seria, casi triste. Pero ambas quedan con un gesto indiferente ante el sonido de la cámara.

Se despierta la otra bestia. Decide unirse a ellas. Las tres se sientan al borde de la cama. La primera bestia que despertó tiene su mano posada sobre la rodilla de ella, pero no la mira directamente. Solo a través del espejo. Como si viviese a través de él, no directamente en la realidad.

La otra bestia tiene su brazo sobre los hombros de ella. Parece intentar reconfortarla de alguna forma, sin embargo, solo consigue echar su peso sobre su espalda y hacer que se sienta más incómoda.

Se levanta, apartando a ambas bestias. Va al servicio. Se echa agua en la cara. No se seca con la toalla. Vuelve al cuarto y abre la ventana. El frío roza su piel y ella cierra los ojos, pero vuelve a sentir el calor de las bestias a su lado. Les suplica que vuelvan a dormir, que necesita estar sola, pero ellas se niegan.

Se sienta en la silla con un suspiro y enciende el cigarro. No le gusta que se quede el olor en su cuarto, pero qué remedio. La tormenta eléctrica que hay fuera le da demasiado miedo como para salir al balcón. Se queda pensativa observando la pared. No piensa en nada realmente. Ya ha pensado demasiado por hoy.

Tal vez era hora de dejar que las bestias subieran a la cama y dormir con ellas. Tal vez así conciliaría el sueño. Pero no está segura de darles esa libertad. Le aterra pensar que sean como esa pitón que dormía con su dueña, calculando día a día cuándo podría comérsela. No quiere que la devoren. Al menos no todavía.

Se da la vuelta, ignorando las miradas de las bestias y toma la foto. No se ve nada. Está completamente oscura con tan solo tres destellos en ella, como si fueran cada una de las bestias y ella. Vuelve a suspirar. Empieza a creer realmente que no está aquí, que vive más allá de los reflejos.

Las bestias sienten su dolor y la abrazan. Ella comienza a llorar. Entre ambas la cogen y la llevan a la cama, la arropan y se tumban una a cada lado. Ella sigue llorando hasta que acaba agotada y queda profundamente dormida entre el calor de las bestias.

Tal vez su lugar es ahí. Justo entre sus bestias. Esperando a que se la coman en cuanto puedan.


lunes, 16 de abril de 2018

Silencio.


Ese silencio previo al romper de las olas,

donde el tiempo aparenta pararse,

donde la respiración parece interminable,

donde un pensamiento se alarga hasta desaparecer,

donde un beso puede resultar eterno.


miércoles, 21 de diciembre de 2016

Noches circulares.

A veces me gustaría que, cuando la noche cae, yo cayese con ella. Adoraría caer junto al telón, quedarme detrás, a oscuras y en silencio sin necesitar nada. Solo esa tranquilidad.

Pero no. 
Ni mi mente ni mi cuerpo tienen los mismos planes que yo.

Así que aquí estoy, como tantas otras noches. Escuchando canciones en bucle a la par que mis pensamientos van reciclándose unos a otros.

Estas son noches circulares. 
No llevan a ningún sitio, pero desgastan durante el recorrido.

Son noches en las que no merece la pena pelear. 
Es mejor dejarse llevar y dejar que te maten.

Tal vez tenía razón de pequeña cuando no podía dormir y creía que la única solución era que me dejaran inconsciente.

Obviamente, antes que eso, prefiero convertirme en un autómata que deja que las palabras se apoderen de ella.

Pero las palabras siempre son incoherentes, inconexas. 
Solo sé eso.

Esta noche pensaré lo mismo una y otra vez. 
De mil maneras diferentes, pero siempre lo mismo.

Reutilizando la última palabra del pensamiento anterior para comenzar uno nuevo con menos sentido.

¿Lo peor? Cuando acabe la noche ni siquiera recordaré todo lo que ha cruzado por mi mente, aunque me despertaré con una conclusión. 

Ya veremos quién será capaz de explicarla.


Por ahora, descansad por mí y no os convirtáis en insomnes.